38 estrellas

A esta altura, es una obviedad decir que Josefina Licitra escribe muy bien: ella –como decimos en la Larga y Angosta Faja- es siempre una sandía calada. Por eso, quienes la admiramos generalmente nos enviamos el link del último texto que encontramos en la web, o nos contamos que apareció su último libro.

Uno de sus últimos títulos, el libro 38 Estrellas (Seix Barral, 2018), comienza de una forma poco usual para el suspenso periodístico: ya en la portada sabes que 38 mujeres se van a fugar desde una cárcel. Incluso más: en las primeras páginas te queda bastante claro cómo sucedió la Operación Estrella, una acción olvidada en la historia oficial de la izquierda uruguaya y, de paso, latinoamericana.

El relato comienza el 30 de julio de 1971, cuando casi cuarenta presidiarias, en su mayoría militantes del Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros, se fugaron por las cloacas de la cárcel de calle Cabildo. Pese a que el hecho podría haber quedado registrado en las efemérides del izquierda local y, repetimos, latinoamericana, fue eclipsado por otro episodio: dos meses después 111 presos – entre ellos, un centenar de tupamaros- huyeron desde la cárcel de Punta Carretas, hoy transformada en un shopping center.

Licitra, que supo de la fuga femenina casi de soslayo cuando escribía un perfil sobre Pepe Mujica, logra correr el velo sobre un tema poco hablado: el rol que jugaron las mujeres en las organizaciones revolucionarias de fines de los sesenta. Allí da cuenta de cómo las militantes se postergaban en beneficio del compañero también militante, o cómo las cúpulas de varones ni se inmutaban cuando alguna dirigenta pedía mayor participación.

Al final -literalmente al final- del libro, Licitra escoge un retazo de una entrevista con una de las fugadas que resulta revelador: “¿Es verdad que les cuesta más hablar?”, preguntó la cronista argentina cuando quería conocer detalles del operativo de 1971. “¿Que no hablamos? Yo diría que casi nadie nos preguntó”, remató la uruguaya, en quizás la mejor síntesis de la centenaria y triste marginación de todo un género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *