Confesiones de anoréxicas

anorexiaSu alias para esta entrevista -a través de msn- es Inés. Desde los 15 años que es anoréxica y vive en Valparaíso. Al momento de la conversación medía 1.60 mts. y pesaba sólo 42 kilos.

DA dice: Dicen que quieren verse delgadas pero sin enfermarse, ¿cómo se logra eso?

Inés dice: Creo que muchas dicen eso… pero al final se engañan. Al principio buscas verte delgada cuidándote. Ingieres lo que sabes necesario y ahí te quedas. Pero cuando la enfermedad avanza ni siquiera perdonas lo necesario, porque tu lado enfermo le gana al sano… y ya no te importa tanto estar sana como estar delgada.

DA dice: ¿Y tú cómo te sientes?

Inés dice: Me sé enferma… pero me siento normal. Es una cosa súper complicada porque estoy metida en mis propias contradicciones… yo quiero sanarme, pero no quiero engordar… de hecho sigo siendo feliz cuando me peso y veo que he bajado un poquito más.

DA dice: Tu IMC (Índice de Masa Corporal) es bastante bajo…

Inés dice: Sí, lo sé. Es que ése es el problema… que yo sé que está mal… que mi IMC es bajo, que puedo provocarme mucho daño a largo plazo… pero hay una parte de mí que a pesar de saberlo no para. Yo ahora estoy en tratamiento… pero eso es todavía más complicado. De hecho desde que estoy en tratamiento bajé un poquito más.

DA dice: ¿Quién te puso en tratamiento, tus padres?

Inés dice: Sí. Yo estuve de acuerdo.

DA dice: ¿y en qué consiste tu tratamiento?

Inés dice: Es un tratamiento nutricional y sicológico.

DA dice: Antes de que entraras a tratamiento, ¿qué comías al día?

Inés dice: Si comía… eran manzanas, lechuga… alguna verdura, algo poco calórico. Y pasaba el hambre con Coca light, café, té o chicle.

> Testimonio de una anoréxica: “Hubo un tiempo en que me cortaba los brazos”

> Claves para descubrir a una anoréxica

Nota publicada originalmente en El Observador de Viña del Mar, en febrero de 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *