Los “ojos rojos” y la lágrima a punto de caerse

MLotwitterLa primera escena es más o menos así: los “ojos rojos” –sí, tal como el ya afamado documental- y la lágrima a punto de caerse. A 9.300 kilómetros, en un estadio del que por primera vez oímos –Mbombela- once jugadores chilenos y otros 5 mil compatriotas en las tribunas entonan el himno patrio. Es fútbol, y a la vez es más que eso, compruebo mientras dejamos los cafés de lado y nos dejamos hipnotizar por aquella melodía tantas, tantas otras veces oída.

La segunda escena ocurre exactos 34 minutos después. A 9.300 kilómetros, en ese estadio bendito del que memorizaremos el nombre, Matías Fernández se acuerda de sus buenos tiempos, le mete un pase profundo al “Huaso” Isla y este la centra para que Jean Beausejour, el “Palmatoria”, la clave en el arco hondureño. Chile está ganando 1 a 0, con propiedad, y el relato de Claudio Palma, el mismo del CDF, alcanza a erizarnos la piel. Es fútbol, y a la vez es algo más: es alegría legítima, de esa contagiosa y general, de las que pocas veces experimentamos como nación.

La tercera escena viene 74 minutos más tarde. El árbitro de Seychelles –una mera anécdota a esta altura, pese a los centenares de puteadas que sus cobros generaron– pita el final del encuentro, y medio Chile quiere fundirse en ese abrazo triunfal que los 23 gladiadores se dan en el centro del Mbombela Stadium. Los “ojos rojos” siguen igual, y la lágrima al final no cae de puro pudor de que los compañeros nos vayan a ver llorar. La “Roja” ha ganado, y al fin dimensiono lo que está ocurriendo: por primera vez en mi vida puedo ver (aunque sea a 9.300 kilómetros de distancia y por la tele) un triunfo nuestro en una Copa del Mundo.

Los mitos están para romperse, digo, mientras contengo la lágrima y me fundo en un abrazo con los “gladiadores” que madrugamos para presenciar la histórica justa. Y aunque la gracia no está todavía completa, me consuela que esto no sea sólo fútbol: se trata de la alegría nacional y el corazón, sobre todo, y si sólo fuera por eso, ya me siento como si hubiéramos levantado la Copa.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *