Especimen

Cuando fundamos El Observador de Viña del Mar en el 2006 -en rigor, nos contrataron para eso- disponíamos de dos páginas editoriales, es decir, un buen espacio para publicar voces luminosas. Lo cierto es que no siempre pudimos cumplir el propósito. Pese a ello, había una sección en la que escogíamos blogs que nos parecían interesantes. Hubo uno de una tal Rocketina que despuntaba por estilo, por franqueza, por ingenio, por todo. Me hubiera gustado publicarla todos los días, pero era imposible por dos razones: el diario era más bien un periódico y sólo aparecía los fines de semana, y había que atender a la pluralidad antes que al talento.

Supe después que Rocketina se llamaba Eleonora Aldea y era hermana de un compañero de escuela. La invitamos a escribir columnas de opinión, pero con su nombre real y con foto . Creo que lo hizo; no recuerdo bien. Con el tiempo, el diario desapareció y el contacto también. No supe de ella hasta el año pasado cuando publicó su primer libro. Me alegré bastante aunque me pareció del todo lógico: sus textos son tan genuinos que cuesta encontrar similitudes.

En Especimen, publicado por Neón y ya en su tercera edición, al menos la que compré, Aldea dedica un relato autobiográfico a cada letra del abecedario. Además añade tipografías diseñadas por ella misma. Así consigue un volumen de 129 páginas bien urdido, como cosido a mano, casi dibujado, con una dedicación propia de quien adora las letras en toda su dimensión.

Recomendación: anímese, vaya a la librería y compre dos ejemplares, pues va a querer prestarlo y sería una tontera perder el suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *