Jefe de la Oremi defiende los simulacros y cree que el terremoto es una oportunidad para mejorar todo

Guillermo de la Maza–¿A un mes de la tragedia, cuál es la evaluación del trabajo que ustedes han realizado en la región?

– “Desde el momento mismo del sismo hasta ahora el trabajo del Gobierno Regional ha sido muy coordinado, exhaustivo, de detalle, no exento de problemas, de complicaciones, pero siempre adelante (…) Todos los actores han hecho un trabajo mancomunicado por llevar adelante esta emergencia, que es la más compleja en los últimos años en nuestra región. Indudablemente no se compara con lo que ha sucedido en el sur, pero la estructura que hemos programado ha funcionado bien”.

–El ex intendente Iván de la Maza acuñó un término que parece refleja bien lo sucedido en esta región. Dijo que éste era un “terremoto hipócrita”, porque los efectos no están a la vista, sino “dentro de las casas”. ¿Cómo han trabajado como Oremi en una tragedia que no se ve?

– “Ahí nuestros ojos están fundados en los municipios. Ellos son nuestra primera fuente de información, como también son fundamentales en esto el Serviu, Salud, Educación, Obras Públicas con todas sus áreas, por tanto lo que nosotros hacemos es velar porque los planes se cumplan, que la información fluya, se procese hacia la autoridad para que tome las mejores decisiones en el menor plazo posible”.

–Y en ese sentido, más allá de las voluntades que seguramente todos tuvieron ¿los municipios y los servicios dieron el ancho para lo que se vivía?

– “Hubo situaciones complejas, como la de Juan Fernández, San Antonio, y los propios Valparaíso y Viña del Mar, que han tenido una serie de factores, como es la mayor cantidad de población y, como lo planteó el intendente y nosotros, donde los daños no se observan a simple vista, entonces ahí el trabajo ha sido de mucho detalle y de ardua labor. Ahí se reconoce el trabajo de los municipios. Hay muchas cosas por mejorar, sin duda, pero en términos generales la evaluación no puede ser mala, aunque tampoco es la óptima… no podemos ser tan soberbios, sí hemos cometido omisiones, falencias, cosas que son perfectibles, sin duda. Hay que seguir adelante con la línea de educación, capacitación, ejercitación y mucha prevención. La reconstrucción de la región es una oportunidad para hacer prevención con estándares superiores a los que teníamos (…) es una oportunidad para crecer”.

LOS SIMULACROS

Ensangrentado–En Viña y Valparaíso se han efectuado dos simulacros grandes en los últimos años (incluido uno con actores ensagrentados, que provocó hasta sátiras) ¿cree que surtieron efecto ahora en una situación real o la gente se olvidó?

-“La gente no se olvida. La gente ahora está diciendo que eran necesarios y los van a seguir siendo en el futuro. Creo que esto ratifica la labor que hemos estado haciendo y debería reafirmar un poco más el compromiso que tiene la comunidad con su propia seguridad, que no es tan sólo responsabilidad de la autoridad. La responsabilidad de la autoridad es saber conducir, descifrar derroteros para eso, pero la comunidad es la que debe valerse por sí mismo en un principio, protegerse, seguir instrucciones, fundamentalmente organizarse; y trabajar en conjunto codo a codo con la autoridad. Las instituciones públicas y privadas, voluntarias, la comunidad tenemos diversos deberes compartidos, y en eso hay que seguir creciendo”.

–El ex comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, decía hace poco en una entrevista en The Clinic que ellos promovieron muchos simulacros, pero que al momento de los ejercicios los servicios, las empresas mandaban siempre a los “reservas” ¿Comparte la crítica considerando que algo de eso les pasó a ustedes en sus simulacros?

– “Yo soy un poco más optimista y creo que hay que ver el vaso más lleno que vacío. Los ejercicios sirvieron en su oportunidad, se vieron reflejados ahora, y sirven más aún ahora, cuando se ve la necesidad de que hay que tomarlos con mayor seriedad, mayor responsabilidad y transversalmente por todos los integrantes de la sociedad. Yo no quisiera hacer juicios de ninguna actividad en particular, sino ver que esto puede ser una gran oportunidad para seguir creciendo”.

–En una entrevista publicada esta semana en The Clinic, la ex Presidenta Michelle Bachelet decía que la Onemi estaba funcionando con 2 ó 3 personas y eso ya no podía ser. ¿Cómo analiza esa misma situación a nivel local?

– “Insisto en que esto es una perspectiva. Todo lo que hemos hecho es perfectible. Hoy hay que buscar los mecanismos para darle la preponderancia que corresponde a las actividades de prevención, de atención de emergencia, y esto es una buena oportunidad. Lamento la pérdida que se ha producido, el daño; hay cosas de la naturaleza que no podemos controlar, pero sí podemos educar y ésta es una oportunidad para que nunca más en Chile vuelva a ocurrir algo así”.

Simulacro en micro–Aprovechando la sensibilidad ¿cuándo se va a efectuar una revisión de los planes de emergencia y nuevos simulacros para que la gente participe más activamente?

– “Primero hay que concluir la etapa de contención de la emergencia. Una vez eso y que comience la fase de reconstrucción, sin duda que viene de la mano la evaluación de los planes de emergencia regionales o nacionales, pero antes que todo hay que ver los planes de emergencias institucionales, ver qué cosas hicimos bien, las que podemos mejorar, qué líneas mantuvimos… es un análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) muy simple; y a partir de ello ver de qué manera somos capaces de interactuar con la demás instituciones a partir de un plan superior, que no da indicaciones operativas, sino que fundamentalmente de coordinación, de trabajo conjunto, de poner un lenguaje común.

–Y a partir de este terremoto, ¿qué cree usted no puede volver a pasar nunca más desde el punto de vista de los planes de emergencia?

– “Hay dos líneas a seguir y que se van a juntar en algún momento: los planes institucionales y los planes comunitarios. Hay que trabajar fuertemente en el tema de la educación, en la participación de la comunidad, en fortalecer todo. Lo que no puede pasar es que la prevención sea un segundo tema, de moda solamente en algunos momentos. La prevención tiene que ser un tema de discusión permanente en todo ámbito de cosas, en educación, en la proyección, en el ordenamiento del territorio, en la organización, siempre”.

–¿Y de verdad cree que la prevención nunca más va a ser un tema secundario?

– “Yo creo que así será. Los dos últimos terremotos que han afectado a la zona central, más todas las emergencias que hemos tenido, nos han puesto en un proceso de madurez que nos debieran orientar a un mejoramiento continuo y sostenido de la gestión de administración de riesgo, no solamente atender las emergencias, sino administrar los riesgos”.

1 Comment

  1. Considero que esta noticia contiene imágenes muy fuertes, señalo que deberían ser reemplazadas.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*