Valparaíso tiene festival…

TP Manu GarcíaDE VUELTA EN LA PLAZA SOTOMAYOR

“Hace rato queríamos hacer algo en la Plaza Sotomayor, que es la gran plaza del intercambio, donde Valparaíso se dio a conocer al mundo y el mundo lo conoció. Ahora, después de mucho recorrido, logramos llegar a este espacio simbólico”, comenta González sobre el lugar en el cual se desarrollará el evento.

Sus palabras reafirman la voluntad inicial de hacer el evento allí, que primó sobre la opinión de Carabineros y algunas autoridades que no querían que un festival de la convocatoria del “Carnaza” se llevara a cabo en un espacio público, con las imágenes de los incidentes ocurridos tras el carnaval de los “Mil Tambores” aún en la retina.

“Eso quedó en nada, menos mal. Hay un tema de fondo, de todos modos, que tiene que ver con la discusión del espacio público, con definir si queremos que éstos sean vigilados, para la convivencia, para el encuentro, para proyectar a una ciudad como ésta, que se consolida en base a un destino cultural como concepto de su identidad”, agrega.

Pato González, personaje legendario en la escena rockera porteña, considera que episodios como los recientes desmanes no deberían volver a ocurrir, y que la noción de Valparaíso como una ciudad de cultura, de un patrimonio vivo -“y no de patri-momio”, como dice- y participativo, debiera primar.

ESTADO ACTUAL DE LA MÚSICA

TP cami morenoUn concepto engloba para los “Carnaza” el espíritu de la escena artístic aactual: “música chilena global”. Según el organizador, esto resume el especial momento que se vive, con artistas chilenos rotando por escenarios y radios del mundo, ganando nuevos públicos de la mano de la web y llegando a inéditos espacios, merced a sus apuestas originales, con identidad y plausible calidad técnica y creativa.

“La música chilena hoy goza de gran salud. Tenemos a Manuel García girando en México, a Los Bunkers triunfando afuera, Keko Yoma en Europa, Chinoy en Shanghai, la Pascuala (Ilabaca) con invitaciones a Asia, y así (…) Es una cosa increíble, como un renacimiento potente al que los medios y el público nacional no pueden seguir haciéndole el quite, y que le está dando un sello especial a Chile”, agrega el “Pato”.

Y ya en una esfera personal, para este productor y gestor cultural -y el enorme equipo que hay tras de él-, es un tremendo orgullo consolidar una instancia que partió pequeña y que, por sí misma, comenzó a cobrar cada día más fuerza, al punto de hoy a agrupar a 30 de los principales artistas chilenos en sus tres jornadas. En suma, lo que les hace inflar más el pecho, es que Valparaíso recuperó el sitial mítico que tuvo alguna vez como “cuna del rock nacional”.

“Se cumplió la meta, porque la gente está mirando lo que pasa en Valparaíso, los músicos están viniendo, hay sellos y toda una movida en torno a esto. Como que la ciudad está despertando a su potencialidad cultural”, señala, destacando además el apoyo de los nuevos públicos y los medios alternativos (en especial las radios Ritoque, Placeres, Radioneta y Valentín Letelier) al fenómeno.

¿Si falta por hacer? Por supuesto, y tanto festivales como el que comienza este jueves,  como organismos públicos (Consejo de la Cultura, municipio) y privados (universidades), buscan seguir estando a la altura del desafío, en particular con un gran proyecto por cumplir: lograr una sala de música a la altura de las necesidades.

“Valparaíso debe ingresar definitivamente al circuito de conciertos a nivel nacional. Una sala así genera atracción y hay que discutir si queremos que la música corone esta definición de nuestro destino cultural. Hay material y voluntades”, culmina Patricio.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*