“Era más fácil condenarme a mí y no asumir el error de la Armada”

humberto palamaraLa devolución de los mil ejemplares del libro “Ética y Servicios de Inteligencia” a su autor, ocupó poco espacio en la prensa. Sólo breves notas. Es curioso que una nada pequeña victoria de la libertad de expresión no sea difundida. Tal vez es una historia que aún incomode.

Pese a ello, el ingeniero naval y ex oficial naval, Humberto Palamara Iribarne, responsable del texto que llevó a la Armada a requisar en 1993 los ejemplares antes de su publicación, está satisfecho, puesto que el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos se está cumpliendo. La sentencia fue publicada en un diario de circulación nacional y se le indemnizó con 57 mil 400 dólares.

– ¿Cómo comenzó todo?

“A comienzos de 1993, yo estaba en Punta Arenas trabajando como analista de inteligencia para la Armada. En esa época ya era civil, pues había concluido mi servicio activo con grado de capitán de corbeta a fines del 1992. Ahí fue cuando empecé a escribir un libro cuyo contenido lo conoció el Comandante en Jefe de la Tercera Zona Naval. Él no hizo ningún reparo, sin embargo lo remitió a Valparaíso y allí se dijo que el libro atentaba contra la seguridad y defensa nacional”.

>Vea la nota completa

Un comentario

  • Yo estuve en las Armada 30 años. Siendo instructor naval, (hombres y mujeres), divulgué la idea de crear un “MaNual del Instructor Naval”·, ya que yo apreciaba que no todos pueden llegar a formar personas con valores, y en mi caso, estaba rodeado por “·colegas” de dudosa calidad que ejercían muy mala influencia en los alumnos. Finalmente también fui discriminado, aborrecido y hasta denostado por los demás “instructores”. El tiempo me dio la razón, y varios de estos personajes fueron removidos de la Armada, algunos por robo, otros por mala conducta e inmoralidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *